Desratización

CONTROL DE PLAGAS DE RATAS Y RATONES – DESRATIZACIÓN

La desratización o desrodentización son las operaciones de control de plagas de ratas y ratones.

Control de plagas de ratas y ratones

La desratización más habitual consiste en el cebado variado (bloques extrusionados y/o parafinados, cebos frescos, geles) en zonas de paso/cría de roedores urbanos (falsos techos, cámaras de aire, arquetas/desagües, sotanos, etc.)

En circunstancias especiales y con fuertes medidas de seguridad se procede al cebado líquido, o al uso de rodenticida en polvo. Más habitual es recurrir a reforzar los tratamientos de cebado con métodos mecánicos, las trampas de resorte, siguiendo la base de los cepos de toda la vida, pero modernizados y mejorados; y las trampas de pegamento.

La desratización puntual sólo es efectiva si se asegura que no va a darse la reentrada de nuevos individuos. En muchas ocasiones esto no es posible por las características de la instalación o el lugar en el que se ubica.

Por ello hablamos que la desratización es un proceso continuo de protección de la instalación, donde control de la plaga y la vigilancia y seguimiento de ésta, se desarrollan íntimamente ligados.

Portacebos para desratizaciónEs conveniente revisar y sustituir frecuentemente los cebos, alternando formulados y materias activas, para mantener siempre un alto nivel de atracción y evitar resistencias a los biocidas empleados.

Si la desratización o control de plagas de ratas y ratones no se realiza correctamente, presenta riesgos de intoxicación accidental por parte de niños y animales domésticos. El uso de portacebos de seguridad limita este riesgo, pues se trata de cebaderos de plástico inyectado muy resistente, dotado con un sistema de cierre propio, garantizando el aislamiento de los cebos. Permiten su anclaje al suelo o a la pared.